David Coulthard o Seamonkeys II

•octubre 28, 2008 • Dejar un comentario

Los porteños fueron derechos y humanos durante la más sangrienta dictadura que recuerde este lado del mundo, enviaron cartas a las mujeres europeas para contar que esto era un paraíso, compraron millones de sobres con un polvo que, según sus fabricantes, al entrar en contacto con el agua convertía su contenido en alegres monos dispuestos a la danza acuática.

Obvio que el producto no funcionó y millones de chicos de esta ciudad lloraron y acusaron a sus padres de boludos sin retorno.

Esos chicos crecieron y el fin de semana pasado llevaron a sus hijos a ver cómo UN (1) auto de Fórmula 1 recorría CINCO (5) cuadras en línea recta por la avenida Nueve de Julio.

Fueron 85.000 los boludos que el sábado último hicieron honor a aquellos viejos compradores de Seamonkeys y elevaron a lo más alto la imagen del medio pelo argentino.

Boludos porteños vivan al solitario auto (Foto: Clarín)

Anuncios

¿Por qué esta noticia no salió publicada?

•octubre 28, 2008 • Dejar un comentario

Fusilan a albañil pese a que se entregó

Juan Rodríguez, de 46 años, dormía con su esposa cuando fue sorprendido por 3 ó 4 a delincuentes. Hirieron a su hijo, ya fuera de peligro.

El albañil Juan Rodríguez, de 46 años, dormía en su pequeña casilla de Ingeniero Budge junto a su esposa cuando fue sorprendido por 3 ó 4 delincuentes que lo fusilaron de cinco balazos delante de su familia e hirieron a su hijo Carlos, de 17 años, quien está fuera de peligro.

El asalto ocurrió ayer a las 7 de la mañana en una modesta vivienda ubicada en la calle Anzoátegui al 700, casi esquina Arredondo, en Ingeniero Budge, al sur del conurbano bonaerense.

La víctima habría salido en defensa de sus hijos después de que uno de los asaltantes los amenazara de muerte. Alrededor de 40 minutos después, a 20 cuadras de ese lugar, una banda asaltó e hirió al almacenero Ricardo Gutiérrez en un pequeño comercio situado en Perón 153, de la misma localidad.

En los dos hechos, los asaltantes utilizaron armas calibre 45. Entre una casa y otra hay una distancia de diez minutos en auto. Los ladrones, entre los que habría menores de edad, huyeron sin llevarse nada. Los investigadores sospechan que los robos pudieron haber sido cometidos por la misma banda. Al cierre de esta edición, la Policía Bonaerense los buscaba intensamente.

Esta noticia no existe, es el cuerpo de la nota que informa sobre la muerte del ingeniero Ricardo Barrenechea, a la que le cambiamos los nombres.

Como sabemos, el ingeniero asesinado vivía en el exclusivo enclave norteño de San Isidro, condición que, al parecer, lo hace distinto a otros argentinos.

¿La noticia de la muerte del albañil hubiera sido tapa de los diarios, como sí lo fue la de Barrenechea?

¿Vivir en San Isidro lo convierte a uno en ser humano?

¿San Isidro es un mundo, como decían años atrás unas espantosas remeras?

¿Qué pasa si esa muerte ocurre en Ingeniero Budge? ¿Sale publicada?

¿Si el que muere es un obrero de la construcción o del calzado o un pobre cartonero, merece algunas líneas?

Preguntas, hasta ahora, sin respuestas.

Ingeniero Ricardo Barrenechea, un muerto VIP

Mariano Closs quiere matar a los chicos que delinquen

•octubre 28, 2008 • 4 comentarios

Durante la emisión de ayer de su programa “Un buen momento”, por radio La Red, el relator de fútbol Mariano Closs se refirió al tratamiento de una eventual reducción de la edad de imputabilidad para delitos cometidos por menores.

Apenas comenzado el programa, el narrador, que no deja pasar oportunidad para recordar que “con Carlos Menem estábamos todos mejor”, dijo que antes de hablar de fútbol iba a decir algo importante, y empezó: “días pasados, a un pariente mío, que se movilizaba con su auto por la zona de Belgrano, jurisdicción de la comisaría 32, un menor se le acercó por detrás cuando se detuvo en un semáforo y le dijo que si no le daba toda la plata, lo quemaba ahí mismo”.

“Este tipo de hechos -continuó- se repite muy seguido por esa zona, por lo que le pediría al señor comisario de la 32 que trabaje y que actúe ya”.

“Voy a decir algo y no me importa lo que se comente: yo a estos chicos les pego un tiro, no me los banco más. La calle es de ellos, nos están invadiendo”.

Cuando Closs, un reconocido golpeador de mujeres -incluso embarazadas-, terminó con su perorata nazi, una de sus cortesanas, el ¿periodista? Juan Manuel Pons, gritó desde atrás del micrófono: “paredón, paredón, a estos tipos hay que matarlos a todos. Pena de muerte, qué legalidad ni legalidad”.

Después de la intervención de Pons, comenzó la audición deportiva.

Mariano Closs, un verdadero camisa negra

Nonpalidece los despide hasta mañana

•octubre 27, 2008 • Dejar un comentario

Esos días de Valizas y de Polonio, esquivando gentes y Pilsens en el piso…

Nonpalidece en “La Flor”

María Cristina Nazar, una jueza del pueblo

•octubre 27, 2008 • Dejar un comentario

Para que los lectores escriban desde hoy cien veces en el pizarrón o en el cuaderno:

EL DERECHO A MANIFESTARSE ESTA POR ENCIMA DEL DERECHO DE CIRCULACION

EL DERECHO A MANIFESTARSE ESTA POR ENCIMA DEL DERECHO DE CIRCULACION

EL DERECHO A MANIFESTARSE ESTA POR ENCIMA DEL DERECHO DE CIRCULACION

EL DERECHO A MANIFESTARSE ESTA POR ENCIMA DEL DERECHO DE CIRCULACION

Y así…

Una vez entendida esta consigna, pasamos a esta nota, publicada la semana pasada en Página/12 y en algunas páginas alternativas.

ABSOLVIERON A LOS DIEZ TRABAJADORES DEL INTI QUE CORTARON CALLES

Un reclamo no criminalizado

Los trabajadores del INTI fueron llevados a juicio por cinco protestas realizadas en 2007 y ayer resultaron absueltos. “Sentamos jurisprudencia por la positiva”, festejaron los delegados luego de la sentencia.

Por Adriana Meyer

La alegría estalló en un grito apenas la jueza pronunció la palabra “absolución”. Los diez trabajadores del INTI, acusados por un corte de calle, se abrazaron sin escuchar el resto de la sentencia. La Justicia contravencional determinó que el hecho, ocurrido durante cinco protestas en 2007, no merece sanción alguna. “Sentamos jurisprudencia por la positiva, es decir que los que salgan a la calle para mejorar la sociedad no cometen ninguna contravención”, dijo a PáginaI12 José Magallanes, delegado de ATE en el INTI, ya con disfonía por los festejos. “Esto demuestra que movilizarse y reclamar por derechos legítimos no puede ser criminalizado”, afirmó el abogado de ATE Juan Carlos Capurro. Sin embargo, no son los primeros absueltos de la Justicia porteña: en agosto el dirigente Oscar Kuperman (CUBa-MTR) fue declarado libre de la acusación de “portación de arma no convencional”, en un juicio en el que su defensa cuestionó la constitucionalidad del Código Contravencional.

Trabajadores del INTI festejan el fallo de la jueza

La jueza contravencional 26 María Cristina Nazar hizo ingresar a la sala a los acusados y comenzó la lectura de la sentencia. En el primer párrafo fue interrumpida por los trabajadores, que no pudieron contener su euforia. “No lo podíamos creer, esperábamos que nos sancionaran con el trabajo comunitario, aunque íbamos a apelar”, comentó Magallanes. Afuera del juzgado de Tacuarí al 100 había militantes de ATE (Asociación de Trabajadores del Estado), y dirigentes gremiales y de partidos de izquierda, unidos en la algarabía por el favorable veredicto.

“Alguno dice que parecía un tema menor por ser contravencional, pero hubiera sido jodido sentar un precedente contrario a las manifestaciones de protesta social, mientras que ahora está claro que podemos seguir haciendo marchas, que siempre habrá a alguien al que le moleste, a un marciano o aunque fuera al 20 por ciento, pero lo que está en juego es qué tipo de sociedad queremos”, sostuvo Magallanes, miembro de la comisión interna de ATE en el INTI, que resultó absuelto junto a Francisco Dollman, Mario Héctor Sandoval, Mario Ramón Sandoval, Alejandro Asorey, Daniel Cadin, Víctor Barroso, Fabián Pereyra, Roberto Montes y Pedro Barrientes.

El fiscal Norberto Brotto los había acusado por el corte de la avenida General Paz durante las protestas que realizaron en reclamo de un convenio colectivo, los días 1, 9 y 16 de agosto, 6 de septiembre y 19 de octubre de 2007. En principio Brotto había solicitado que fueran sancionados con un año de inhabilitación para ejercer actividad gremial, pero al momento de su alegato sólo pidió que realicen tareas comunitarias. El abogado Capurro había puesto señal de alarma ante lo que consideró un “despropósito” y un avasallamiento del derecho a la protesta y a la práctica libre de la actividad sindical.

Relató Magallanes: “Incluso el fiscal reconoció que el nuestro era un reclamo legítimo cuando el presidente del INTI, que era su testigo, dijo que sirvió para destrabar toda una negociación”. Para Capurro, “no se pueden judicializar los reclamos de los trabajadores, el Estado tiene que escucharlos para que no lleguen a Tribunales, fueron 17 años sin convenio colectivo”. A su criterio, el valor de la sentencia se proyecta porque “vamos hacia un período difícil en la lucha del salario y el empleo”.

El Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) destacó la importancia de la absolución de los trabajadores del INTI “frente al avance de acciones impulsadas por algunos fiscales, con el argumento de mejorar la circulación y el uso del espacio público en la ciudad, que han venido ensayando armados legales (consignas policiales en la puerta de organizaciones sociales, intento de suspender derechos gremiales, imputaciones contra docentes por protestas estudiantiles) que en la práctica sólo apuntan a recortar derechos fundamentales de esas organizaciones”.

Aunque poco les importe a los delegados del INTI el podio de primeros absueltos, en rigor fueron los segundos. Kuperman, de la Coordinadora de Unidad Barrial Movimiento Teresa Rodríguez, fue a juicio oral a principios de agosto como ideólogo de una manifestación en la que los militantes, de una agrupación que no era la propia, llevaban palos y capuchas. La condena pedida contra Kuperman, que fue defendido por la abogada de Correpi María del Carmen Verdú, era de 10 días de arresto, pero la fiscal no pudo demostrar la conducta que le adjudicó al dirigente.

Eric Hobsbawm y su visión de la crisis financiera internacional

•octubre 27, 2008 • 1 comentario

Todos los que elegimos algún día escribir sobre política internacional, nos comimos (al menos yo y varios conocidos) todos los libros del historiador inglés Eric Hobsbawm.

En esta entrevista concedida a la BBC de Londres, el ensayista británico advierte que la salida de la crisis puede producirse por derecha, debido a la debilidad de los partidos de izquierda en el mundo.

¿Qué opina Hobsbawm sobre la crisis?

Redacción BBC Mundo

El británico Eric Hobsbawm ha sido llamado “el historiador vivo más influyente” por la revista New York Review, y su visión marxista empapa su prolífica producción.
En estos días en los que las noticias instantáneas sobre la crisis financiera inundan los medios de comunicación, Hobsbawm concedió una larga entrevista a la BBC.

A los 91 años, Hobsbawm responde sobre los posibles cambios en la opinión intelectual sobre el capitalismo y sobre los efectos, duraderos según el, que tendrá la crisis económica mundial.

Aquí, los principales fragmentos de esa entrevista.

Muchos hablan de lo está pasando como un regreso al estatismo e incluso al socialismo. ¿Usted cree que es así?

Bueno, ciertamente es la más grave crisis del capitalismo desde la década del 30. Recuerdo un titular hace unos pocos días, en el Financial Times, que decía: “El capitalismo en convulsión”. Hacía mucho que uno no leía ese titular en el FT.

Ahora, creo que esta crisis está siendo más dramática por los más de 30 años de una cierta ideología “teológica” del libre mercado, que todos los gobiernos en Occidente han seguido.

Porque como Marx, Engels y Schumpeter han previsto, la globalización -que está implícita en el capitalismo- no sólo destruye una herencia de tradición sino también es increíblemente inestable: opera a través de una serie de crisis.

Y esto está siendo reconocido como el fin de una era específica. Sin dudas, se hablará más de (John Maynard) Keynes y menos de (Milton) Friedman y (Friedrich) Hayek.

Todos están de acuerdo en que, de una forma u otra, habrá un mayor rol para el Estado. Ya hemos visto al Estado como el prestamista de última instancia. Quizás regresaremos a la idea del Estado como el empleador de última instancia, que es lo que fue bajo FDR (Fraklin Delano Roosevelt) en el “New Deal” en Estados Unidos.

Lo que sea, será un emprendimiento público de acción e iniciativa, que será algo que orientará, organizará y dirigirá también la economía privada. Será mucho más una economía mixta que lo que ha sido.

¿Y qué del Estado como redistribuidor? Lo que se ha hecho hasta ahora parece más pragmático que ideológico…

Eric Hobsbawm (Alejandría, 1917)

Creo que será pragmático de la forma que era antes. Lo que ha estado pasando es que en los últimos 30 años el capitalismo global ha operado de una forma increíblemente inestable, excepto -por varias razones- en los países occidentales desarrollados.

Ellos se han mantenido, hasta un cierto punto, al margen, y por ello lo han minimizado.

En Brasil, en los 80, en México en los 90, en el sudeste asiático y Rusia en los 90, en Argentina en 2000: todos sabían que estas cosas podían traer catástrofes en el corto plazo. Y para nosotros eso implicaba caídas tremendas en el FTSE (bolsa de Londres) pero luego, seis meses después, recomenzábamos de nuevo.

Ahora, tenemos los mismos incentivos que habían en los ’30: si no se hace nada, el peligro político y social es profundo y eso es, después de todo, la forma en que el capitalismo se reformó a sí mismo durante y después de la guerra, bajo el principio de “nunca más” a los riesgos del 30.

No sólo los riesgos económicos -que el “New Deal” no fue muy exitoso- sino también los riesgos políticos.

Usted vio esos riesgos hacerse realidad: estuvo en Alemania cuando Adolf Hitler llegó al poder. ¿Usted cree que podría darse algo remotamente parecido a eso, como una consecuencia de lo que está pasando ahora?

En los años ’30 el efecto político neto a corto plazo de la Gran Depresión fue el fortalecimiento de la derecha, con dos excepciones. Una fue Escandinavia, que logró exitosamente moverse a la izquierda hacia regímenes socialdemócratas, y -curiosamente- Estados Unidos, donde reaccionaron a quien sería el equivalente de Bush.

A la izquierda no le fue bien en los ’30 hasta que llegó la guerra. Entonces, creo que ese es el principal peligro. En ese momento, hubo una izquierda fuerte en varias partes de Europa -incluyendo Inglaterra, con el partido laborista- pero hoy no la hay.

La izquierda está virtualmente ausente. Entonces, a mí me parece que el principal beneficiario de este descontento, otra vez con la posible excepción -al menos eso espero- de Estados Unidos, será la derecha.

¿Lo que vemos ahora es el equivalente de la caída de la Unión Soviética para la derecha? ¿Los desafíos intelectuales que esto implica para el capitalismo y el libre mercado son tan profundos como los desafíos que enfrentó la izquierda en 1989?

Sí, así lo creo, creo que este es el equivalente dramático al colapso de la Unión Soviética. Ahora sabemos que se terminó una era. No sabemos qué vendrá.

Tenemos un problema intelectual: solíamos pensar hasta entonces que habían dos alternativas, o una o la otra: o el libre mercado o el socialismo. Pero en realidad hay muy pocos ejemplos de un completo caso de laboratorio de cada una de esas ideologías.

Entonces, creo que tenemos que dejar de pensar en una o la otra y debemos pensar en la naturaleza de la mezcla. Particularmente hasta qué punto esa mezcla está motivada por la conciencia del modelo socialista y de las consecuencias sociales de lo que ha pasado.

¿Cree que regresaremos al lenguaje del marxismo?

Hasta un cierto punto, lo hemos hecho. Encuentro bastante extraño que el redescubrimiento de Marx lo han generado los hombres de negocios, ya que no hay izquierda.

Desde la crisis de los 90, son los hombres de negocios quienes empezaron a hablar en términos de decir: “Bueno, Marx predijo esta globalización y podemos pensar que el capitalismo está planteado como una serie de crisis”.

No creo que el lenguaje marxista políticamente será prominente; pero intelectualmente, la naturaleza del análisis marxista sobre la forma en la que el capitalismo opera verdaderamente será importante.

¿Siente un poco de reivindicación, después de años en los que la opinión intelectual iba en contra de lo que usted pensaba?

Bueno, obviamente hay un poco una sensación de schadenfreude (regocijo por la desgracia ajena).

Siempre dijimos que el capitalismo se iba a chocar contra sus propias dificultades, pero lo que yo siento no es reivindicación.

Lo que sí es cierto es que la gente descubrirá que de hecho lo que estaba pasando no ha producido los buenos resultados que se predecían.

Mire, por 30 años todos los ideólogos dijeron que todo iba a estar bien: el libre mercado es lógico y produce crecimiento máximo. Sí, decían, produce un poco de desigualdad aquí y allá, pero no importa porque también los pobres eran un poco más prósperos. Decían que funcionaría mejor que cualquier otra cosa.

Ahora sabemos que lo que pasó es que se crearon condiciones de inestabilidad enormes, que han creado condiciones en las que la desigualdad afecta no sólo a los más pobres, sino cada vez más a una gran parte de la clase media.

Sobre todo, en los últimos 30 años los beneficios de este gran crecimiento hemos sido principalmente a nosotros en Occidente en una condición de vida inmensurablemente superior que en cualquier otro lugar.

Y me sorprende mucho que el Financial Times diga que lo que esperan que pase ahora es que este nuevo tipo de globalización controlada beneficie a quienes realmente lo necesitan, que se reduzca la enorme diferencia entre nosotros que vivimos como príncipes y la enorme mayoría de los pobres y los desaventajados.

Postales futboleras

•octubre 27, 2008 • 1 comentario

En la última emisión del programa “Fuimos héroes”, en el canal de cable Fox Sports, el actor Federico D’Elía contó cómo nació su pasión por Estudiantes de La Plata.

La anécdota parece simple, pero esconde una hermosa y tierna historia futbolera. Aquí va el relato del jefe de Los Simuladores.

“Resulta que en casa los amores del fútbol estaban divididos. De un lado, mi vieja y toda su gigantesca familia, todos hinchas de Gimnasia y, por el otro, mi viejo, solo y sin familiares, hincha de Estudiantes.

Pobre viejo, la cosa estaba jodida. Pero un día, yo tendría cuatro años y mi hermano tres, mi papá puso sobre la mesa dos camisetas de Gimnasia con dos tazas de leche caliente encima y dos de Estudiantes con dos botellitas chicas de Coca Cola. Y nos dijo: ‘bueno, chicos, elijan’.

Y, como era de esperar, los dos somos fanáticos de Estudiantes, como el viejo”.

Espero que les haya gustado.

Hasta la próxima entrega de “Postales futboleras”.