El periodista que se fue de Clarín

El periodista Claudio Díaz, que renunció a Clarín en abril pasado tras unas declaraciones a la revista Veintitrés, cuenta en esta nota ofrecida a un blog algunas miserias del gran diario argentino y las verdades sobre su salida.

Fuente: Juan Cruz Taborda Varela. Son cosas mías.

CLAUDIO DÍAZ, EL PERIODISTA QUE RENUNCIÓ A CLARIN

“Clarín pega o suaviza, depende de lo que obtenga”

A fines de abril, el periodista porteño Claudio Díaz renunció a su trabajo en el diario Clarín. Y a través de un correo electrónico que recorrió toda Argentina, explicó el porqué de su dimisión, vinculada al tratamiento que el diario hizo del conflicto entre el agro y el gobierno.
La manipulación informativa y el pulpo económico que significa el gran grupo económico, según Díaz.

Claudio Díaz tiene 43 años y ejerce el oficio desde hace más de 20 años. En abril, cuando aún era empleado del diario Clarín, la revista Veintitrés le consultó, para un informe, acerca de su visión sobre los medios en la actualidad. Él respondió que nunca, como en este momento, había visto tanta decadencia en los medios periodísticos. “Yo dije que hoy estamos en presencia de algo que se podría llamar ‘mediocracia’, un gobierno de los medios paralelo al oficial. Y analicé que, así como sabemos de la existencia de poderes mundiales -que llamamos imperialismo- y elites que controlan casi toda la economías -a los cuales llamamos oligarquía-, hoy por hoy, tenemos que considerar que hay una oligarquía de los medios de comunicación”.

La renuncia

_ ¿Qué fue lo que pasó a partir de sus declaraciones?
_Cuando yo hago todas estas declaraciones se me vienen al humo. Uno de ellos es Julio Blanck (N. de la R: Secretario de Redacción de Clarín), porque yo además, en la entrevista de Veintitrés, incluí a él, a Nelson Castro, a Morales Sola y a otros en esa mediocracia, al Grupo Clarín en general. Y en el diario me dijeron que lo mío fue muy desleal, que si era empleado de Clarín no podía decir esas cosas, me pidieron explicaciones. Ricardo Roa, el segundo en la línea editorial, me mandó a decir a través de mi jefe que lo que pasaba era una barbaridad, que era una “patada en los h…” lo que yo le había dado al diario. Yo les di mis argumentos. Y ellos decían que yo había sido desleal. A las pocas horas tomaron dos medidas: primero, no darme unas vacaciones que ya tenía autorizadas y al mismo tiempo, dieron la orden de arriba de que no iba a poder escribir más las notas que yo hacía, que, aclaro, no eran notas de política. Yo pertenecía a lo que es Información General y escribía en un suplemento en el Oeste del Gran Buenos Aires. Y me dijeron que me dedicara a escribir notas blandas. Y el ejemplo es cómico: la última nota que hice fue sobre el boom de los peloteros en los festejos de cumpleaños. Yo, frente a esa situación, decidí renunciar en el mismo correo que le mandé a la cúpula de Clarín, donde expreso lo que creo del diario y el Grupo. Y tuvo una gran repercusión. Ya llevo más de 630 correos en los últimos tres días, de toda la Argentina. Es maravilloso. Yo mandé la carta el jueves (17 de abril), para avisar que el viernes era mi último día, y cuando llegué el viernes todos mis compañeros, e inclusive algunos jefes de sección, me aplaudieron.

_ Es decir que lo que le pasó a usted es la sensación de varios de los que están ahí adentro.
_ Sí. Personalmente y también por correo me dijeron que se habían sentido representados por lo que yo dije. Además, por muchas circunstancias lógicas y comprensibles no pueden decir lo que dije.

La manipulación

_ En su carta, usted habla de la manipulación informativa que hizo Clarín del conflicto gobierno – agro, ¿a qué se refiere concretamente?
_ Lo de la demonización y la manipulación informativa, Clarín lo viene practicando hace bastante. La demonización la comenzaron a crear con el famoso ‘semáforo’ que aparece todos los días en la página 2. Si advertís, el rojo es sinónimo de parar, de parar al tipo, está asociado a lo grave, a lo sanguinario. Yo hice una estadística y en un año, en el rojo habían aparecido, como si fuera un ranking, 14 veces Moyano, 9 veces D’Elia, 8 veces Chávez, 8 veces el presidente de Irán y 5 veces Fidel Castro. Son siempre los mismos, los demonios de la humanidad a los que hay combatir. En el verde, que es todo lo contrario, aparecen Carrió, Zapatero, los símbolos de los discursos que tiene Clarín: progresista en lo político y liberal y anti nacional en lo económico. Esa es la línea de Clarín. Esa demonización se traslada también a las notas. Y la manipulación, en el caso del conflicto con el ‘campo’ -es decir, del lock out patronal de la Sociedad Rural y los grandes terratenientes que aprovecharon para mandar al frente a los productores agropecuarios- Clarín informó hasta el mínimo detalle la agresión de D’Elia en Plaza de Mayo y el intento de Moyano de querer ir a la Ruta 2 de Entre Ríos para obligar a que levantaron el corte, pero nunca jamás le dio cabida a las agresiones de quienes hacían el lock out contra los que querían pasar, o el caso del hombre que murió porque no llegó al hospital en Córdoba, o los atentados -unos 18- contra colectivos y autos particulares. Una sola foto pequeña se publicó de cuando en Tucumán se arrojaban 100 mil litros de leche. Pero no se dijo nada de todas las frutas y las verduras que se arrojaron en Buenos Aires, Entre Ríos, Córdoba y Santa Fe. Y sin embargo, otra vez uno encuentra que los demonios vuelven a ser Moyano y D’Elia. No se puede negar la trompada de D’Elia. Pero al mismo tiempo, en esa manera de desinformar que tienen, nunca se dijo que a D’Elia este hombre lo vino corriendo durante 30 metros diciéndole “negro de mierda, mercenario, vago, andá a trabajar”. Si a vos, si a mi, durante 30 metros te dicen eso, lo más probable es que reacciones. Ese fue el único acto de agresión que existió. Hay que hablar de una actuación totalmente deshonesta del supuesto ‘periodismo independiente’.

_ ¿Y cuál es el fin de Clarín para desinformar y manipular de esta forma? ¿Tan sólo económicos o los hay también políticos?
_Para mí, al gran interés económico histórico de Clarín se le suma el interés político. No tengo ninguna duda de que el Grupo Clarín está jugado, no me atrevería a hablar de golpe, no sé si hoy es viable, por el armado de la constitución de un gran entramado político económico financiero, bancado desde afuera con el fin de ir recortando el poder de este gobierno. El fin es influir cada vez más decididamente en el armado de modelo que ellos pretenden imponer en Argentina. Lo buscarán vía elecciones con algún candidato o no. A mi me parece que Clarín ya está claramente jugado. Clarín ya superó a La Nación como vocero de la oligarquía terrateniente. Y tiene una razón económica muy fuerte: desde hace 6 años viene organizando la Expo Agro, que es un negocio formidable, porque ellos se convierten en los intermediarios de la gran comercialización de todo el sector agro industrial, de donde se llevan una gran comisión. Ellos hablaron de que en la última Expo se habían hecho negocios por u$s 480 millones, que es lo que declaran. Y Clarín tiene una comisión de eso. Si ampliamos lo de Clarín como grupo económico, como grupo de presión y como grupo que hace lobby descaradamente, si lo resumimos, encontrás que con Alfonsín recibió Radio Mitre, con Menem Canal 13, con Duhalde la pesificación de la deuda y con Kirchner la fusión de Cablevisión y Multicanal y no consigue otras cosas que ahora le pide a Cristina, que son las licencias de 4 grandes canales de televisión y algunas emisoras radiales de Córdoba, Tucumán, Mendoza y Santa Fe. Con todos los presidentes Clarín pega o suaviza, depende de lo que obtenga.

_ En ese sentido, es curiosa la relación con Kirchner, que ha beneficiado al Grupo con la fusión que usted menciona y con la prórroga de las licencias de televisión que había concesionado el menemismo.
_ Kirchner creyó que con Clarín se pueden acordar cosas, que conviene negociar. Pero no es así: para ellos no existe la lealtad o la fidelidad. Un pacto es acordar, pero estos tipos te clavan puñales por la espalda sin problemas.

El periodismo

_ ¿Es posible pensar en un periodismo masivo, de gran llegada, y de alguna manera autónomo de los grandes intereses económicos? Pregunto en realidad si es factible construir un discurso social independiente de las presiones económicas.
_ Yo lo veo posible, quizás porque sigo creyendo en las utopías, aunque sea muy difícil. Hoy hay una oligarquía que domina y que está apoderada de la comunicación, de lo que se le dice a la gente. Pero todavía hay Pymes, pequeñas y medianas sociedades de la información que resisten, como ustedes. Cuesta llegar al gran público, pero viene creciendo. Y también es muy bueno el hecho de que la herramienta que creó este sistema de dominación, Internet, se le puede volver en contra. El ejemplo de lo que me pasó a mi es muy claro.

_Al cierre de esta edición, las negociaciones con el campo no avanzan. ¿Avanzarán las del gobierno y Clarín?
_En este momento, a esta hora, yo me imagino, o es mi esperanza, que el gobierno debe estar reunido como si fuera Cuestión de Estado, pensando lo que significa el Grupo Clarín y toda esta mediocracia. La pregunta es sobre si se jugarán a fondo o a dos aguas. Si juegan a dos aguas, no les va a ir bien. Con esta gente hay que ir a cara de perro, porque ellos vienen a cara de perro. Tengo la esperanza, más allá de las presiones, de que entiendan de que no hay forma de negociar con esta gente. Sino, estamos perdidos.

_ ¿Pero hay voluntad política del gobierno de hacerle frente a este problema?
_ Por algunos gestos sí, pero no son contundentes. Algunas señales: llamaron a diferentes sectores por el tema de la nueva Ley de Radiodifusión. Si esto es ‘pour le gallerie’, para la tribuna, van a dar un mal paso. Si realmente responde a que se dieron cuenta de que hay que cambiar las cosas, bienvenido.

_Una reforma de la Ley es una forma de poner freno a las corporaciones.
_Depende el tipo de reforma, porque el lobby ellos ya lo empezaron a hacer. A lo mejor se hace una reforma para darle oportunidad de tener medios a las Universidades, a los sindicatos, a las sociedades vecinales, pero sin discutirse la gran torta del negocio mediático. Hay que ver hasta dónde se puede avanzar. Por la relación de fuerzas no creo que mañana nos vayamos a desayunar con que se le quitan todas las concesiones al Grupo Clarín. Pero espero algo que equilibre las cosas.

Recuadro
Quién es

Autor del libro “Manual del antiperonista ilustrado”, Claudio Díaz ganó en 1989 el premio latinoamericano de periodismo José Martí por una serie de artículos publicados en La Razón sobre las sectas evangélicas financiadas por los Estados Unidos. Además, fue fundador de la FM Haedo, ganador del “Martín Fierro” como integrante del equipo periodístico de radio Mitre, ex integrante de la Red Informativa de TE LE FE y colaborador de la revista “El Periodista”. También trabajó en los diarios “Crónica”, “La Razón” y desde el 2001 hasta el mes pasado en Clarín.

Recuadro
Qué dijo

“Hace más de 20 años que ejerzo el oficio de periodista; conozco perfectamente los condicionamientos que nos ponen para atenuar o directamente diluir nuestra vocación de contar y decir las cosas como uno cree que son, aun a riesgo de equivocarse.
En fin, en casi todos lados he comprobado que una cosa es la libertad de prensa y otra la libertad de empresa. Pero lo que viví en Clarín en los últimos tiempos superó todo. Ya no tengo estómago para tragarme las cosas que hace este diario en nombre del periodismo”.

Fragmento de la carta de renuncia de Claudio Díaz que circuló masivamente por correo electrónico.

Anuncios

~ por Lord Wigan en octubre 15, 2008.

2 comentarios to “El periodista que se fue de Clarín”

  1. Public Post…

    Su Articulo: [1011531] ha sido indexado
    RSS Search Engine.
    From Colombia…

  2. Como periodista virtual amigo de la libertad de expresión sin fronteras, os felicito por esta entrevista, y admiro la valentía de Claudio Diaz al dejar Clarín, periódico que me da la impresión de ser parecido al español El País.
    Estoy de acuerdo con vosotros en que estamos en una mediocracia controlada por la mafiocracia del capitalismo mundial, hoy en estado de reconstrucción para avanzar hacia esa su vieja idea del Nuevo Orden Mundial con un poder político ahora compartido despues sometidos los pequeños a los grandes y por último una dictadura mundial.Eso significaría nacionalizaciones, controles de todo tipo y en todos los terrenos sociales y personales.Por tanto,control de la información y aumento del poder mundial dentro de la filosofía existencial, cultural,política, económuica, educativa y práctica próximas al “1984” de Orwell a los mundos de “Los Acantilados de mármol”, de Ernest Jünger , y sin olvidar por un momento “Un mundo feliz” de Huxley.Todo reciclado y aprovechado para la construcción del nuevo engendro mundial.Con el apoyo, claro está, del señor del Vaticano.
    Contra esto sólo cabe, como sucede ante cualquier invasión,un espíritu de resistencia,un fuerte amor por la libertad de conciencia y claridad de ideas de las que nos da ejemplo este compañero.Saludos y un abrazo desde España

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: