Julio Cobos ya genera desconfianza entre opositores y radicales

Que Julio César Cleto Cobos se cagó, se caga y se cagará en todas sus obligaciones institucionales, no es ninguna novedad. Aunque sí lo es el hecho de que en varios de los partidos de la oposición y en el mismo radicalismo (su presunta fuerza) ya lo ven como un futuro traidor.

Para entretenerse un poco con las andanzas de esta defecación de la política argentina, los invitamos a leer esta nota publicada hoy en el matutino Clarín.

REACCIONES POR EL PAPEL DEL VICE DURANTE LA AUSENCIA DE LA PRESIDENTA

Los opositores, inquietos por los planes y sobreactuaciones de

Cobos

Por: Eduardo Aulicino

Hay al menos dos cosas a las que se viene acostumbrando Julio Cobos en esta etapa de tanto protagonismo: el profundo enojo kirchnerista y las duras cargas desde las filas de Elisa Carrió. Lo nuevo fueron algunas críticas desde el socialismo y los reparos, en reserva, que expresan algunos de los radicales que intentan tender puentes con el vicepresidente. Todo, claro, por su actuación durante la semana en que formalmente quedó a cargo de la presidencia y los planes que va perfilando.

La idea predominante entre dirigentes de la oposición es que el vicepresidente sobreactuó su actitud de diferenciación respecto del Gobierno, en la sucesión que dibujó la cita con Mauricio Macri, el encuentro con Eduardo Buzzi y algunas apariciones mediáticas. Las reacciones, de todos modos, no expresan similares intenciones políticas: unos lo ven como real competencia en la perspectiva de 2009 y de 2011, y otros imaginan algún tipo de confluencia electoral.

Cobos no sólo profundiza en imágenes su intención de afirmarse como alternativa frente al poder K. Los últimos pasos generaron algunas prevenciones en su entorno, pero de manera cada vez más decidida sus movimientos se orientan a un armado en escala nacional, con cálculos sobre alianzas con radicales, socialistas y peronistas disidentes.

Cobos se reunió con Macri durante el viaje de la presidenta a Naciones Unidas

Pero en los otros sectores, incluso entre los aludidos como posibles socios, nadie se queda de brazos cruzados.

Elisa Carrió, con el acompañamiento en sintonía de legisladores y otros dirigentes de la Coalición Cívica, trabaja en la línea de evitar que Cobos sea percibido como oposición al Gobierno. Y en la estrategia de mostrarse casi como única expresión opositora, aprovechó el encuentro del vicepresidente con Macri para descalificar a los dos y a la propia cita. “Están jugando para la foto”, dijo. Del mismo modo, y a pesar de contadas coincidencias de hecho en alguna disputa legislativa, los “cobistas” no se cuentan entre los posibles aliados.

En el socialismo, aun sin decirlo públicamente, existe malestar por el intento de presentar algún contacto motorizado desde las cercanías de Cobos como cierto aval a la instalación de Hermes Binner en el papel de segundo de un eventual acuerdo.

El gobernador santafesino sólo se permitió decir que no le había parecido razonable el encuentro entre Cobos y Macri para canalizar reclamos de un distrito al Gobierno nacional. Una manera de señalar que se trató de una movida mediática sin sentido práctico en términos de gestión. De todas maneras, Binner no se aparta de su estilo, lejano a la confrontación como recurso si es evitable. “No cierra puertas porque sí. Hay que saber entenderlo y a veces, adivinarlo”, bromea un dirigente del PS.

También entre los radicales, con diferencias internas, los movimientos y señales del vicepresidente son seguidos con atención, por momentos excluyente de otros temas. La UCR orgánica discute cómo pararse frente a Cobos, formalmente expulsado de sus filas por la alianza con el kirchnerismo. Hay diferencias entre quienes buscan abrirle una puerta, en especial los de origen alfonsinista, y los que se muestran menos permeables, empezando por varios integrantes de la conducción que encabeza Gerardo Morales.

Lo novedoso, en todo caso, es que aun entre partidarios de construir un puente con Cobos se escuchan reparos a los encuentros que armó durante la ausencia de Cristina Fernández de Kirchner. No es lo único: tampoco creen que una apertura del radicalismo garantice necesariamente un acuerdo, aunque consideran que debe trabajarse en esa línea.

Los radicales reunirán el viernes en Mina Clavero su Convención Nacional. El encuentro en Córdoba -encabezado por un dirigente histórico, Hipólito Solari Yrigoyen-, girará en torno de la posición frente al vicepresidente, tal vez con una definición amplia sobre la necesidad de reagrupar al radicalismo y, en el mismo sentido, con la decisión de ir resolviendo la situación de los distritos intervenidos.

Cobos, entre tanto, avanzará con algunos de los movimientos que comenzó a planificar con los dirigentes más allegados poco después del voto que sepultó el proyecto de retenciones móviles en el Congreso. La idea es empezar a tener roce internacional. El viernes, cuando los radicales empiecen a discutir en Córdoba, estará viajando a Miami para participar de una conferencia. Son apenas imágenes de los caminos cruzados por estas horas en esa vereda de la política.

Anuncios

~ por Lord Wigan en septiembre 29, 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: