Wolfgang Amadeus Mozart los despide hasta mañana

La viste entrar, te tapaste los ojos con los rulos y me abrazaste fuerte. “No quiero mirar, papi. Me da miedo”, me dijiste, temblando.

Después te tranquilizaste cuando te dije que en un rato esta señora espectral y agresiva iba a comenzar a cantar, y que su voz la iba a convertir en la más bella de las princesas.

Te amo, petisa.

Decía la Reina de la noche:

¡La furia del infierno hierve en mi corazón
la muerte y la desesperación arden en mí!
si Sarastro no siente a través de ti
el dolor de la muerte
entonces ya no serás mi hija más.
Que te repudien siempre,
que te abandonen siempre,
que te destruyan siempre.
todos los vínculos de la naturaleza
¡si no es a través de ti!
¡Sarastro palidecerá!
¡Oíd, dioses de la furia!,
¡Oíd el juramento de una madre!

Diana Damrau en “La venganza del infierno hierve en mi corazón”, de la ópera “La flauta mágica”, de Wolfgang Amadeus Mozart

Anuncios

~ por Lord Wigan en septiembre 25, 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: