Lehman Brothers o el corralito del primer mundo

Los siguientes artículos están dedicados a todos aquellos que pedían silencio para escuchar a los gurúes del establishment y la prensa argentinos, que les decían lo mal que andaba el país y lo bien que estaban los bancos de inversión estadounidenses.

Hasta ayer, varias consultoras extranjeras afirmaban que el riesgo país crecía en Argentina y que este país era un defaulteador serial en el que no se podía invertir.

Hoy, miles de millones de personas las están puteando porque perdieron todos sus ahorros.

¿Se acuerdan de cuando nos contaban que si no seguíamos sus consejos, quedábamos afuera del mundo?

Parece que quedar “afuera del mundo” nos salvó la vida. (Jijiji)

Cantidad de tilingos, entre integrantes de la clase media, periodistas, conductores, locutores decían en 2001 que cuando se encontraban con ciudadanos del primer mundo, estos les contaban que no les cabía en la cabeza cómo podía ser que un banco se quedara con sus dineros.

“Los tipos no lo pueden creer, somos un país de cuarta”, decían los eternos tilingos connacionales.

Ahora, ya está. Vamos a leer y a divertirnos un poco.

Ah, recuerden este dato: Goldman Sachs tiene el 18 por ciento de las acciones de Clarín.

Cable emitido hoy por la agencia noticiosa francesa AFP.

Wall Street se queda grogui ante una crisis que hará historia

Operador de la Bolsa de Buenos Aires

NUEVA YORK (AFP) — Wall Street se despertó grogui este lunes por la mañana tras un fin de semana que hará historia: nada volverá a ser lo mismo tras la quiebra de uno de sus pilares, Lehman Brothers, y la operación de compra del amenazado Merrill Lynch.

Tras la absorción de Bear Stearns por JP Morgan en marzo, tres de los cinco grandes bancos de inversión de Nueva York perdieron, o están a punto de perder, su independencia. Sólo quedan Goldman Sachs y Morgan Stanley. ¿Pero por cuánto tiempo más? A las 19H00, la acción de Goldman Sachs caía un 7,91%, a 142,01 dólares, y la de Morgan Stanley un 8,84%, a 33,94 dólares.

Gregori Volokin, analista de Meeschaert New York, ya considera que “se rompió el modelo de los bancos de inversión”. “Es un modelo que no perdurará, tarde o temprano Goldman Sachs deberán apoyarse en los bancos comerciales”, opina.

Según el presidente del Bank of America, Ken Lewis, quien concluyó en algunas horas en el fin de semana la adquisición de Merrill Lynch, esta evolución era inevitable. “Desde hace siete años que soy presidente tenía la impresión de que los bancos comerciales terminarían por poseer los bancos de inversión por razones de liquidez”, explicó durante una conferencia de prensa.

“Probablemente el tipo de bancos que existen (…) en Estados Unidos pero no en Europa, bancos de negocios independientes, serán menos numerosos y más universales”, señaló asimismo desde El Cairo el director general del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss Khan, quien espera “un largo proceso” de “consolidación de los sectores financieros”.

Marc Pado, de Cantor Fitzgerald, estima que a los últimos bancos de negocios independientes aún les aguardan días buenos. Goldman Sachs, que superó tempranamente sus vulnerabilidades vinculadas a la crisis del crédito inmobiliario, podrá sobrevivir muy bien a la crisis, estimó. Y mientras algunas firmas desaparecerán, “se verá que emergerán otros bancos de inversión”, predice Pado.

El economista demócrata Paul Krugman se inquieta en The New York Times por la despreocupación de la administración Bush, que prefirió dejar caer a Lehman Brothers en lugar de salvarlo invirtiendo el dinero de los contribuyentes, como hizo con Bear Stearns en marzo.

Es el final de la filosofía del ‘too big to fail’ (‘demasiado grande para quebrar’) que predominó desde siempre en Wall Street: si un establecimiento financiero es suficientemente grande, es impensable dejarlo que quiebre, a causa de los riesgos que su caída podría suponer para el sistema financiero internacional. “Pronto veremos si (el secretario del Tesoro, Henry Paulson) fue valiente o temerario” al dejar que el sistema financiero absorba el shock de la caída de Lehman Brothers. “Es la ruleta rusa”, resume Krugman.

A la espera de una respuesta, en Wall Street tienen razones para preocuparse por los empleos. La firma Challenger, Gray & Christmas calcula en 103.000 el número de despidos en el sector financiero este año, tras las 153.105 supresiones de fuentes de trabajo en 2007, un récord que se podría batir en 2008.

Los presidentes del Bank of America y de Merrill Lynch se negaron a dar cifras sobre los despidos que podría suponer su fusión, pero este lunes insistieron en la complementariedad de sus actividades.

Entre los empleados de Lehman que llegaban a sus oficinas este lunes, predominaba la cólera. “Hoy voy a la oficina como de costumbre. ¿Y luego? Estoy seguro de que hay mucha gente en estos momentos tratando de responderse esta pregunta”, afirmaba un joven empleado de impecable traje.

 Pirulo publicado hoy en Página/12.

El calificador descalificado

Operador de la Bolsa de Nueva York

En los ’90 los llamaban “gurúes”, por su supuesta sabiduría, su capacidad de prever el futuro. Guillermo Mondino, uno de ellos, fue un producto surgido de la cavallista Fundación Mediterránea, y como tal acompañó al “Mingo” como jefe de asesores durante la gestión De la Rúa, a la que hundió junto a la convertibilidad en diciembre de 2001. Pero los bancos de inversión los prefieren leales, no exitosos. Por eso Mondino pudo recalar en Lehman Brothers como director de Mercados Emergentes para, desde las alturas, avistar a países menores como el nuestro y aconsejar, o no, invertir en ellos. El 10 de marzo pasado, en Ambito Financiero, Mondino describió a la Argentina, desde la percepción de los inversores, como “un defolteador serial, que siempre cree que puede salirse con la suya, que se escabullirá y violará sus compromisos”. Crueldades de la historia: seis meses después, el defolteador serial resultó el Lehman, que no honró sus compromisos durante meses y terminó en quiebra cuando ya no pudo recurrir a fondos públicos para seguir a flote. Haz lo que yo digo…

Nota publicada hoy en el diario Clarín

ESTABA ENTRE LOS MAS ESCEPTICOS CON EL FINANCIAMIENTO PARA 2009

Un banco “duro entre los duros”, muy pesimista con la

Argentina

Los analistas de Lehman le venían apuntando con munición gruesa a la economía local.

Por: Sebastián Campanario

“Exitosos” directivos de Lehman Brothers abren nuevo mercado

Parece el reino del revés. Antes eran los analistas de Wall Street los que pronosticaban bancarrotas y defaults en los países emergentes, pero ahora, con el terremoto de los mercados, hasta esta situación se invirtió: fue Cristina Kirchner quien le recomendó a Lehman Brothers, el pasado 10 de septiembre, “que se ocupe de sus propias cuentas”. El banco por entonces ya había reportado pérdidas millonarias.

Cristina había cargado en aquella ocasión contra los “loros de Wall Street”: “Algunos los llaman gurúes pero yo los llamo loros, porque repiten sin saber; que se ocupen más de las cuentas propias en lugar de mirar a otros países”. La Presidenta estaba enojada por los muy críticos comentarios sobre la Argentina que venía haciendo Lehman a través de su economista jefe para América latina, Guillermo Mondino.

Los analistas de Wall Street que siguen al país -en su mayoría argentinos con algún posgrado en EE.UU- son en promedio bastante más pesimistas con la economía local que sus colegas basados en Buenos Aires. En parte porque se apoyan más en indicadores financieros, que vienen siendo mucho más desalentadores que los de la economía real, y en parte porque les importa menos recibir retos del Gobierno.

En este contexto, el departamento de análisis de Lehman era un “duro entre los duros”.

Un reporte de Mondino, un economista que fue jefe de asesores de Domingo Cavallo en su segunda gestión ministerial, en el Gobierno de De la Rua, fue clave en la construcción de la visión negativa sobre la decisión argentina de pagarle al Club de París con reservas del Banco Central. En la primera semana de septiembre, Lehman criticó la determinación oficial de no negociar con el FMI y reclamó que se avance en la confección de índices de inflación confiables. El informe coincidió con un análisis del ex jefe de mondino, Cavallo, quien dijo que si había una corrida el dólar podría irse a $ 4,40. Ese día el riesgo país volvió a tocar un nivel récord para la poscrisis.

Durante la pelea con el campo, los analistas de Lehman apuntaron con munición gruesa sobre la estrategia del Gobierno. “Inmovilizada, frenada y helada aparece la administración argentina. El kirchnerismo tiene una manifiesta inhabilidad para resolver el conflicto”. Más tarde, el banco de inversión quebrado la pifió con su pronóstico para este conflicto: anticipó que el Gobierno terminaría “acordando con el campo”. Fue poco antes del voto “no negativo” de Julio Cobos en el Senado.

Los últimos reportes de Lehman versaron sobre las dificultades de la Argentina para afrontar las necesidades de financiamiento de 2009, uno de los temas de moda en Wall Street, y gracias a lo cual los economistas de la Gran Manzana están recuperando (al menos una parte) del protagonismo que tuvieron en la etapa previa al default. Para Lehman, el acuerdo con el Club de París no despeja el panorama de financiamiento del año que viene, en el que hay el doble de vencimientos que en 2008, porque aporta créditos de largo plazo para infraestructura y comercio exterior, pero no fondos frescos para un roll over de la deuda.

Consultado por Clarín por correo electrónico, Mondino prefirió no explayarse. “No comment”, respondió.

Nota publicada hoy en Página/12.

La dimensión desconocida

Por Alfredo Zaiat

Si hace crac…

Las ruinas financieras de Estados Unidos ofrecen pistas laterales para tratar de comprender la vocación a convocar crisis del establishment argentino. Una de ellas es el espectáculo decadente de los gurúes domésticos, con residencia en Buenos Aires o en Nueva York, pontificando sobre la debilidad de la economía argentina para hacer frente a su deuda. Resulta bastante peculiar que gran parte de los medios de comunicación y el poder económico brinden legitimidad al ahorcado para erigirse en censores de, paradójicamente, el frente financiero local. Se sabe que se trata de definiciones que expresan relaciones de poder y de búsqueda de sumisión a la lógica de la globalización especulativa. Hasta ahora la imagen del poderoso permitía engañar a muchos, pero hoy quedan al descubierto que les importa poco o nada el destino de la economía. La principal tarea de esos economistas, revestidos en un falso conocimiento científico, es la de martillar sobre las bondades del libre mercado y el mundo financiero internacional. El mismo que hoy está temblando en sus cimientos. Escenario que permite evaluar la fortuna de haber estado “fuera del mundo” a partir del default, exclusión que tanto ha mortificado a los gendarmes de los buenos modales. Por esas casualidades del destino, entidades que en las últimas semanas castigaron con entusiasmo la situación financiera local mediante informes de economistas argentinos residentes en Wall Street, que han integrado la banda de los endeudadores seriales liderada por Domingo Cavallo, están en la bancarrota o cerca del abismo. Quebró Lehman Brothers, se derrumbó Merrill Lynch, cada vez es más pronunciada la debacle del Citi, que lidera el ranking de entidades con los mayores quebrantos de todo el sistema, y crece el pánico al desmoronamiento de otros bancos emblemáticos en Estados Unidos y en Europa. Sin embargo, como si nada sucediera, el JP Morgan difunde diariamente el índice de riesgo país, comparando la solvencia del país con la tasa de los bonos del Tesoro de la potencia en peligro, que obviamente para Argentina cada vez es peor, cuando la tendencia debería ser la opuesta. Los mercaderes de la angustia tienen la habilidad de tocar el nervio sensible de una sociedad que vivió crisis recurrentes y que por ese motivo se refugia en el dólar, pese a que si bien sigue siendo la moneda hegemónica, es la de un país que se ha lanzado a emitir en forma desenfrenada para rescatar a su sistema financiero. Además de hacer trabajar con intensidad a la maquinita, por ahora sin provocar un descalabro aún mayor, y de contar con que los bonos del Tesoro actúan todavía como refugio al pánico, Estados Unidos tiene la fortuna de que sus ahorristas no poseen el ejercicio de los argentinos. Pese a la crisis bancaria, ellos todavía mantienen los depósitos dentro del sistema. Su salida sería el ingreso a la dimensión desconocida.

Nota publicada hoy en La Nación.

Otro golpe al mercado

Se hundieron las utilidades de Goldman Sachs como

consecuencia de la crisis

Después de la quiebra más importante en la historia de Wall Street, el principal banco de inversión anunció que sus ganancias cayeron un 70% en el tercer trimestre por la crítica situación en el sector financiero

Operador español algo preocupado

NUEVA YORK y TOKIO.- Después de que la más grande quiebra en el sector financiero pusiera en jaque a Wall Street, el principal banco de inversión, Goldman Sachs Group Inc, anunció hoy que sus ganancias disminuyeron un 70% en el tercer trimestre, ya que crítica situación del mercados afectó sus resultados bancarios y de intermediación.

El mayor banco de inversión de Estados Unidos reportó una utilidad neta de 845 millones de dólares, o 1,81 dólares por acción, en el trimestre que finalizó el 29 de agosto, frente a los 2850 millones de dólares, o 6,13 dólares por papel, de hace un año.

Los ingresos netos bajaron a la mitad, a 6040 millones de dólares, desde los 12.300 millones de dólares de igual trimestre del año pasado. Las utilidades del tercer trimestre señalaron la mayor contracción de los últimos nueve años.

Goldman Sachs tuvo en los nueve primeros meses de su ejercicio fiscal, que cerró el pasado 29 de agosto, un beneficio neto de 4443 millones de dólares (9,62 dólares por acción), un 47% menos que en el mismo período del año anterior, cuando ganó 8384 millones de dólares (17,75 dólares por acción).

En ese período, Goldman Sachs tuvo ingresos por valor de 49.867 millones de dólares, un descenso del 25% con respecto a los nueve primeros meses de su ejercicio fiscal precedente, cuando ingresó 66.434 millones de dólares.

Los resultados de Goldman Sachs, uno de los dos bancos de inversión estadounidenses que permanece independiente tras la quiebra de Lehmnan Brothers y la venta de Merrill Lynch, son peores de lo esperado por los analistas de Wall Street.

“Fue un trimestre desafiante, pues vimos reducir el mercado tanto en la actividad de los clientes como en la valoración de los activos”, aseguró el presidente y consejero delegado de Goldman Sachs, Lloyd Blankfein.

A pesar del deterioro de las condiciones de mercado, “estamos bien posicionados para satisfacer las necesidades de nuestros clientes e identificar y actuar ante las oportunidades del mercado que surjan”, subrayó Blankfein.

Morgan Stanley, el otro banco de inversión estadounidense que permanece independiente junto a Goldman Sachs, presentará mañana sus resultados trimestrales.

En sintonía con los pobres resultados, el banco de inversión negó hoy que piense en fusionarse con otra entidad financiera. La hipótesis “no está sobre la mesa”, dijo su jefe financiero, David Viniar. La acción de Goldman Sachs caída 14% en las operaciones de pre-apertura en Nueva York.

Efecto dominó. Por otro lado, la filial japonesa de Lehman Brothers presentó hoy un pedido de quiebra, dijeron fuentes financieras. La decisión, de acuerdo a las fuentes, era considerada obligatoria tras la bancarrota solicitada por el cuarto banco mundial con sede en Estados Unidos.

La Financial Services Agency (Fsa), la autoridad de vigilancia sobre los mercados en Japón, había ordenado a la unidad japonesa de Lehman consolidar sus actividades suspendiéndola por 12 días, hasta el 26 de septiembre.

Según la Fsa, Lehman Brothers Japan gestiona unos 8000 millones de euros. La quiebra de la filial japonesa representa el segundo más grande crack registrado en el país desde 1945.

Anuncios

~ por Lord Wigan en septiembre 16, 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: