Amazonia peruana, nuestro segundo viaje

Cuando Perú es selva

Dicen que la selva es selva en todas partes. Sin embargo, hay maneras y maneras de llegar a ella. Una aventura desde Lima hasta la selva amazónica peruana.

Por Cristina Costa

La Selva Central no figura en los circuitos turísticos habituales del Perú. Fuertemente castigada por el conflicto entre el Estado y Sendero Luminoso en los años 80, su asombrosa recuperación la sitúa actualmente como una buena alternativa a destinos tradicionales y más explotados.

Pucallpa, la principal ciudad de esta zona, cuenta ya con numerosos hospedajes, restaurantes y recorridos, además de una carta de jugos interminables con frutas de las que ni siquiera había oído hablar.

Y aunque a Pucallpa también se puede llegar en avión, lo que realmente vale la pena es el recorrido terrestre desde Lima, que atraviesa las tres franjas verticales que conforman el reino inca: la costa casi desértica, los Andes arduos de estas latitudes y por último la selva.

Apenas se sale de Lima, el micro empieza el ascenso, sin prisa pero sin pausa, y el soroche empieza a castigar.

El ascenso culmina en La Oroya, a 3.750 metros de altitud, lugar tristemente conocido por ser uno de los diez más contaminados del planeta debido a su actividad metalúrgica. Para compensar, al poco de emprender el descenso, aparece Tarma, La Perla de los Andes, una pequeña ciudad dedicada al cultivo de flores que alfombran los alrededores.

A partir de aquí la tierra se va haciendo más amable.

Por fin, después de unas ocho horas de viaje por una sinuosa ruta pavimentada hace menos de una década –antes, los autos se turnaban: días pares de ida, impares de vuelta–, se llega a La Merced, en el valle de Chanchamayo, cuya producción de cítricos y de otras frutas es destacable.

La producción es un tema importante; en Perú, cuando uno le dice a un lugareño que viene de tal o cual país, lo primero que le preguntan es: “¿Y su país qué produce?”.

Pucallpa, Perú

Esta ciudad fundada a finales del siglo XIX por colonos italianos sirve de punto de partida de varios circuitos cortos, por lo que merece la pena quedarse tres o cuatro días. Un día se puede dedicar a paseos cortos por los alrededores de la ciudad, que llevan a impresionantes –e incontables– saltos de agua, plantaciones de café, paseos en bote.

Otro de los lugares más sorprendentes de la zona es Pozuzo, una colonia austroalemana fundada hace unos doscientos años, que ha preservado lengua y costumbres y que convirtió un rincón de la selva en una auténtica postal alpina –estamos todavía en lo que los peruanos llaman “ceja de selva”, caracterizada por vegetación tropical sobre un relieve montañoso que supera los 2.000 metros–.

Por último, un día en Satipo –bien planificado– es suficiente para observar aves, buscar orquídeas e incluso restos incas y visitar alguna de las comunidades Ashaninkas que persisten en la zona, a pesar de la cada vez mayor afluencia de gente de la sierra que llega en busca de El Dorado.

El viaje podría terminar aquí y dejar satisfecho a cualquiera, pero lo mejor viene ahora: el traslado en camioneta desde La Merced hasta Pucallpa.

Las seis o siete primeras horas transcurren por caminos sinuosos, todavía en terreno montañoso. Mientras se avanza parece que, tarde o temprano, la naturaleza va a engullir la camioneta y a sus ocupantes. La acumulación de metros y kilómetros sin rastro humano lo pone a uno en su debido lugar.

Cuando ya uno se resignó a que se lo tragara la tierra, todavía a unos mil metros de altura, aparece allí abajo el océano verde que se pierde en el horizonte: la selva amazónica.

Todavía faltan unas veinte horas para Pucallpa, pero a estas alturas lo que uno quiere es que el viaje no termine, o más bien que la selva no termine.

Nota original: Crítica Digital

Anuncios

~ por Lord Wigan en septiembre 12, 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: