Aerolíneas Argentina y la oposición volátil

A propósito de la aprobación en Diputados del proyecto oficialista para Aerolíneas Argentinas, vale la pena repasar estas dos notas publicadas ayer y hoy en el diario Página/12.

En busca del espacio perdido

Cómo se construyó la mayoría en Diputados. Un repaso sobre el “sistema de transporte” y la decadencia de Aerolíneas. La relación con España, un mal momento. Las críticas que llegan desde Europa. La lógica del Palacio. El calendario de septiembre y el plan B.

Por Mario Wainfeld

Poca gente habrá visto en vivo el discurso del diputado Agustín Rossi al cierre de la sesión en Diputados. Ni comparación con el rating del partido de ayer. Ni siquiera con la audiencia de las sesiones de las retenciones móviles. Lástima, porque la pieza tuvo su valor y tremoló en su final, que fue la evocación de Germán Abdala, un luchador que consagró sus últimos dolidos años a batallar contra el desmantelamiento del Estado. El Chivo Rossi también remarcó la pobreza franciscana de la propuesta de la UCR, Coalición Cívica y PRO a la que pidió, cuanto menos, “un numerito”. No era ése el afán de ese sector opositor a-lo-que-venga, resuelto a seguir enfrentando todas las acciones del Gobierno, sea en sinergia con los productores agropecuarios, sea de punta con casi todo el personal de Aerolíneas. La evocación de ese pedazo de militante popular que fue el Turco Abdala sirvió, entre líneas, para marcar sutiles diferencias en el presente: “con Ricardo Jaime no podemos convocar a nada, desde Germán podemos llamar a recuperar la mística”, se entusiasmaba un compañero de bancada de Rossi.

Leer nota completa

¿Y después?

Por Eduardo Aliverti

La reestatización de Aerolíneas Argentinas es el gran tema de estos días, pero no –sólo– por el simple pretexto de haber ganado con holgura la atención periodística a todo nivel. Si fuera por eso, se perdería la capacidad de discernimiento al interpretar como saliente cualquier asunto que encabece la portada de los diarios. En este caso, la agenda mediática coincide con el valor de la cuestión.

Aerolíneas significa por lo menos tres cosas. La primera, a pesar del desquicio privatizador en que fue sumida por la rata a comienzos de los ’90, es la conservación de su carácter emblemático. Sólo una minoría viaja en avión. Sin embargo, razones de memoria histórica, de transmisión oral de generación en generación, de haber sido símbolo de compañía estatal eficiente, superavitaria y una de las cinco líneas aéreas más seguras del mundo supieron convertirla en un orgullo nacional que estaba más allá de quienes la empleaban. El hoy recreado Todos Somos Aerolíneas expresa, por más demodé que suene, un (todavía muy devaluado) sentimiento patriótico que no se dio, y difícilmente se daría, con los servicios de luz, agua, gas, teléfonos, ferrocarriles. Es lo de la historia, seguramente. La demostración de que algo en manos estatales podía funcionar bien, y mostrárselo al orbe y decirle acá está la forma en que los argentinos administramos nuestros aviones; porque eso, además y nada menos, es algo que el mundo podía apreciar a simple vista. Las bestialidades de Iberia y sucedáneos –que en verdad estuvieron lejos de ser tales, porque se trató de una estrategia planificada de absorción, apropiación de rutas y virtual vaciamiento– potenciaron la añoranza por los laureles perdidos. Y los españoles de Marsans sólo vinieron a completar la obra, para que todos seamos conscientes de que estábamos bien cuando nos decían que estábamos muy mal.

Leer nota completa

Anuncios

~ por Lord Wigan en agosto 25, 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: