Carta Abierta sigue creciendo

El colectivo Carta Abierta llevó a cabo el sábado pasado en la Biblioteca Nacional otro de sus ricos debates tendientes a mejorar la calidad democrática, denunciar los movimientos de la nueva derecha y apuntar los errores tácticos y estratégicos del gobierno de Cristina Kirchner.

Esta nota, de la periodista Laura Vales, fue publicada ayer en Página/12.

EL ESPACIO CARTA ABIERTA EMPEZO A DELINEAR UN NUEVO PRONUNCIAMIENTO

“El clima destituyente se profundizó con otros mecanismos”

El grupo de intelectuales, artistas y personalidades de la cultura está en crecimiento y se expandió a otras ciudades. Sus miembros debaten ahora la forma de organizarse. En su seno hay críticas a la política social del Gobierno.

La Biblioteca, a tope. Foto: Bernardino Avila (Página/12)

Horacio González habló de un Gobierno sitiado o de un sitio a las políticas democráticas al que hay que ponerle freno. “El Gobierno tiene una estructura, pero le falta un torniquete para parar la sangría, eso todavía no lo construyó.” Ricardo Rouvier retomó la idea: “Coincidimos en que estamos en un momento complicado, complejo, donde las miradas sobre las fortalezas y las debilidades también son paradójicas”. En la Biblioteca Nacional, el Espacio Carta Abierta hizo un nuevo encuentro en el que intelectuales, artistas y personas del mundo de la cultura comenzaron a delinear el contenido de su próxima carta. La continuidad de una estrategia destituyente por parte de la derecha, su uso del lenguaje de la izquierda –por ejemplo, cuando habla de no pagar la deuda de Aerolíneas–, las presiones para imponer un ajuste camuflado de “política antiinflacionaria” fueron algunos de sus puntos. También hicieron fuertes críticas a la Casa Rosada por la política social.

Los integrantes de Carta Abierta se encontraron, como lo hacen cada quince días, en el tercer piso de la Biblioteca. Desde el arranque de la asamblea se vio que las sillas no iban a alcanzar para tantos. El Espacio está en un momento de crecimiento. Se ha expandido a otras ciudades –Rosario, Santa Fe, La Plata, Córdoba–, y ha tenido al mismo tiempo un aumento en la cantidad de gente que se convoca en Buenos Aires, donde nació en los días del conflicto por las retenciones con las entidades del agro, como un colectivo que viene apoyando al Gobierno, especialmente en aquellas iniciativas que hacen a la distribución del ingreso, pero que manifiesta al mismo tiempo la preocupación por mantener su autonomía. El crecimiento trajo aparejado el problema de cómo organizarse, de si es necesaria una institucionalización y cuál sería su forma. En principio, en Carta Abierta rechazan estructurarse como un partido político, aunque parece evidente que tampoco tienen la idea de quedarse siendo sólo una asamblea que se reúne dos veces al mes. Como primer paso para trabajar han formado comisiones por tema. Ya hay unas diez, que se juntan una o dos veces por semana: economía, transportes, salud, educación superior son algunas de ellas. Sus lugares de encuentro están dispersos, en centros culturales o cafés, según le fue quedando cómodo a cada grupo; la mayoría ha abierto además un blogspot o una lista de correo para comunicarse internamente. Por otra parte, están recibiendo pedidos de sindicatos para abrir otro tipo de ámbitos de discusión y difusión.

El plenario de ayer fue abierto con una charla de los economistas Alejandro Roffman (uno de los fundadores del Plan Fénix) y Guillermo Wierzva (Centro de Economía y Finanzas para el Desarrollo), ambos integrantes de la Comisión de Economía de Carta Abierta. Los especialistas cuestionaron a las calificadoras del riesgo país, a las que pusieron en contexto: “Argentina sigue teniendo una deuda externa importante en títulos que cotizan en el mercado, de manera que si se quiere condicionar la política interna y ya no se tiene al FMI, la derecha recurre a otras instituciones desarrolladas en la década del ’90, como estas calificadoras de riesgo. Buscan un ajuste, aunque ya no usan esa palabra; ahora hablan de ‘service’. ‘A la economía le hace falta un service’, es lo que dicen”.

Roffman y Wierzva se refirieron también a los dos caminos que se abren frente a la inflación. Señalaron que el país siempre tuvo inflación en épocas de crecimiento y que frente a ella hoy se plantea la alternativa de encorsetar los salarios o, por el contrario, “impulsar una política distributiva que defienda los ingresos y controle la inflación con otros instrumentos como un acuerdo de precios”. Para los economistas, la cuestión central es a qué va a darle centralidad el Gobierno: si a la distribución del ingreso, con medidas antiinflacionarias subordinadas a esa distribución, o si las políticas antiinflación van a ser el eje económico, subordinándoles los salarios. En la primer presidencia de Juan Domingo Perón, recordaron, hubo un 25 por ciento anual de inflación, “la virtud del primer peronismo fue aumentar más los salarios que los precios”.

El tema económico ocupó la primera parte de la asamblea. En la segunda, con un temario abierto, los integrantes del Espacio decidieron que comenzarán la escritura de una nueva carta, la cuarta. Esta es la forma en que el colectivo se ha ido expresando como tal, más allá de que luego algunos de sus intelectuales aparezcan en los medios, referenciados como integrantes de Carta Abierta. Algunas frases del debate sobre la cuarta carta:

– “El clima destituyente se profundizó con otros mecanismos”.

– “Nuestro espacio debe expresar sus diferencias con respecto a la política social del Gobierno. El Ministerio de Desarrollo Social no ha ayudado a fortalecer, como hubiera podido, las organizaciones sociales”.

– “Faltan medidas que favorezcan a los sectores más desprotegidos. Los pobres siguen comprando, por ejemplo, la garrafa de gas mucho más cara que quienes acceden a la red. Esta semana la ministra de Salud Graciela Ocaña habló de cómo afecta el frío a la mortalidad infantil. ¿Cuánto puede costar subsidiar el consumo de gas en garrafa?”

– “Hay un imaginario residual del conflicto del campo que la carta debe tomar, tomar todo aquello que devino en que el Gobierno esté sitiado”.

– “La reestatización de Aerolíneas Argentinas debe ser apoyada por lo que representa, que es la soberanía nacional, además de la defensa de nueve mil puestos de trabajo”.

– “El problema fundamental de la política argentina es el problema de la construcción política, ahí está nuestra mayor debilidad. Tenemos a favor nuestro que la oposición pasa por un estado lamentable. Cuando Elisa Carrió dice ‘junio va a ser malo, julio va a ser bueno’, como una parapsicóloga, se puede ver ese estado lamentable en toda su dimensión”.

El artista plástico León Ferrari, el filósofo Ricardo Forster, la periodista Lilia Ferreyra, el actor Gustavo Garzón estuvieron entre los presentes. David Viñas, Norberto Galasso, Noé Jitrik, Eduardo Grüner y José Pablo Feinmann son otros de los que han firmado las cartas y participado del espacio, que se volverá a reunir en un plenario el sábado 30, a las once de la mañana.

Anuncios

~ por Lord Wigan en agosto 18, 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: