Tenembaum, cada vez más tenue

Que Ernesto Tenembaum es un pobre gil a sueldo, ya lo sabemos. Y digo gil a sueldo, porque trabaja a pedido, como Mozart, pero con la melodía de Ráfaga.

La siguiente columna fue publicada hoy por la agencia Paco Urondo.

No estamos “todos locos” Tenembaum, por Gerardo Fernández

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, publicado en el blog Tirando al Medio) Seguir discutiendo de esto cansa, pero no se puede callar ante las chicanas de Ernesto Tenembaum, uno de los empleados de Clarín que mejor funge de “paragolpe ideológico” del grupo.

Es muy rastrero comparar las denuncias del alfonsinismo con lo que fue la sedición agropecuaria reciente. Porque no es lo mismo Iglesias Rouco y su trouppe de trasnochados distribuidores de carne podrida de los Servicios que el desafío concreto de la patronal verde.

Es de una necedad vomitiva relativizar la genética autoritaria del lock out agropecuario.

Quienes estuvimos por ejemplo en cacerolazos como los de Cabildo y Juramento escuchamos y vimos la actitud claramente desestabilizadora de una porción importante de los sectores acomodados.

Por otra parte ¿Qué hubiera pasado si Cobos votaba a favor? ¿Acaso la patronal verde no hubiera seguido infligiendo los marcos de la legalidad democrática?

¿Acaso cortar rutas por meses e impedir la libre circulación de mercancías no constituye en si misma una actitud de desconocimiento de la ley?

Lo grave no es, como intenta confundir Tenembaun, agitar el fantasma del golpe. Lo verdaderamente peligroso es negar que existió una embestida.

Nadie habló de golpe en el sentido tradicional.

Si se cortan las rutas y se desoyen los pedidos de liberarlas, si ante la orden de liberar el transito se responde con cacerolazos en las zonas acomodadas de capital ¿de qué hay que hablar?

El razonamiento de Tenembaum equivale a decir que si no hubo penetración no es violación.

¿Cómo hay que calificar entonces a una movilización donde sus dirigentes dicen que si el congreso no resuelve lo que ellos quieren hay que cerrarlo?

¿Cómo hay que encuadrar los escraches a gobernadores, intendentes y legisladores?

¿Cómo hay que catalogar la actitud de medios como los que le pagan el sueldo a Tenembaum que objetivamente legitimaron la sedición agropecuaria?

A ver: Desterrada momentáneamente la fuerza militar ¿Qué más hay que pedir para que se den las condiciones de un golpe? ¿Un armado político para la crisis? Pregunto ¿Qué hizo Eduardo Duhalde en esos días si no juntar muñecos para una eventual crisis política?

Pero lo mas grave es que Tenembaum nos quiere hacer creer que no estuvimos en el país durante los cuatro meses de sedición agropecuaria. Nos cuenta una historia a medias –marca registrada de su razón de ser periodística- para sugerir que quienes sostuvimos que hubo claros intentos desestabilizadores “estamos todos locos”

No Tenembaum, no estamos todos locos. Estamos bien cuerdos como para descubrir tu trama perversa. (Agencia Paco Urondo)

Anuncios

~ por Lord Wigan en agosto 13, 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: