Consejo del blog para aplacar el frío

Aquí van las indicaciones de la inconfundible Elizabeth Checa

para combatir el frío polar de estos días.

 

Santé!

                                            

Por algo es pasión de escandinavos cuando afuera es noche y nieva tanto. Si no es noche es como si lo fuera, en esas brumosas oscuridades tan profundas como el alma bergmaniana que empiezan a primera hora de la tarde.

Los vinos calientes, que se toman también en Italia y en España, no solo curan resfríos y melancolías varias. Pueden ser tranquilizantes o euforizantes. ¿Reparan de qué? De todo.

Por el azúcar, el alcohol añadido, las especias. No es para beberse una jarra, sírvalo en tacita de café o pequeño bol de cerámica. Si tiene una chimenea y buena música, la noche terminará muy bien. Durmiendo como angelitos o no.

Del glög escandinavo (pronúnciese “gloeg”) hay infinitas variantes. La que sigue es la más clásica:

1 botella de vino tinto (recomendamos uno de buen cuerpo)
½ botella de vino blanco dulce (tipo Cosecha Tardía de Norton o Tardío de Familia Zuccardi)
1 vaso de vermouth dulce
1 cucharada de bitter angostura
1 vaso de Acquavit o ginebra
100 de pasas de uva
Cáscara de una naranja
10 g de cardamomo bien machacados (se consigue en casas de especias como El gato Negro)
2 clavos de olor
2 rama de canela
1 cucharadita de jengibre en polvo
200 g de azúcar
200 g de almendras peladas

Ponga todos los ingredientes excepto el alcohol blanco, el azúcar y las almendras en una cacerola esmaltada, mezcle bien y deje por lo menos 12 horas, para que los sabores se desarrollen y mezclen entre sí.

Coloque sobre fuego vivo, revolviendo con cuchara de madera hasta alcanzar el punto previo al hervor Retire y añada el azúcar y las almendras.

Al final incorpore el Acquavit o la ginebra. Sirva caliente.

Estos ingredientes son para 12 personas

Una variante de esta historia, que probé en Suecia, consiste en, al momento de incorporar el azúcar, ponerla en un colador y mojar con un spirit fuerte (se puede usar ginebra, tan gauchesca) y flambear, incendiar. Un ritual impactante y festivo.

Gluhwein

Para dos. Cuando hay que sensualizar una noche de crudo invierno.

½ botella de vino tinto
2 clavos de olor
2 cáscaras de limón
2 cucharadas de azúcar
1 rama de canela

Inserte los clavos de olor en las cáscaras de limón. Mezcle en el fuego con el azúcar y la canela hasta que el azúcar se derrita, revolviendo cada tanto con cuchara de madera. Añada el vino y siga revolviendo hasta el punto previo al hervor. Retire del fuego, saque la canela y la cáscara de limón y sirva caliente en jarritos de cerámica.

Como música de fondo, las canciones del Viaje de Invierno de Schubert, cantadas por Dieter Fischer- Dieskau.

Anuncios

~ por Lord Wigan en julio 24, 2008.

2 comentarios to “Consejo del blog para aplacar el frío”

  1. Excelente. Una buena oportunidad para levantar una chimenea en el living.

  2. Oiga, don Wigan: si de sacarse el frío se trata, yo le recomendaría una frazada y al tinto me lo deja como está, que diosito lo hizo bien rico, lo hizo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: